miércoles, 22 de enero de 2014

Componentes y determinantes de la flexibilidad (1).

El termino flexibilidad se ha generalizado en el mundo del entrenamiento para referirse a la cualidad física relacionada con la capacidad alto nivel de movilidad o amplitud. Por lo que alguno autores, definen a esta cualidad física que permite desarrollar movimientos en diferentes grados de amplitud como movilidad articular (Porta, 1987; Weineck, 1988). Así la flexibilidad podríamos definirla como "la capacidad máxima de movimiento de una articularción" (Alter, 2000); "capacidad de movilidad articular de un segmento o articulación" (Kirkendall, Gruber y Johnson, 1987); "amplitud de movimiento de una/s articulación, reflejando la capacidad de las estructuras músculo tendinosas de estirarse dentro de los límites propios de cada articulación" (Hubley- Kozey, 1991).  Funcionalmente, desde el punto de vista del gesto deportivo, podríamos concluir que la flexibilidad es la capacidad de realizar movimientos, de forma voluntaria y orientados a un objetivo, con la necesaria (o sea, óptima) amplitud de movimiento de las articulaciones implicadas. 

No debemos confundir los términos de flexibilidad (o movilidad articular) con el de elasticidad. La elasticidad es "la capacidad que tienen un cuerpo de retornar a su posición de reposo una vez que cesan las fuerzas que lo han deformado" (Nordin y Frankel, 1989). 

Madveiev (en García Manso en al, 1996) establece una clasificación  de la flexibilidad en relación al grado de desarrollo de la misma:

  • Flexibilidad absoluta: máxima movilidad articular solicitada en momentos o gestos concretos. 
  • Flexibilidad de trabajo: rango normal de movilidad solicitada por la actividad deportiva.
  • Flexibilidad residual: nivel de elongación superior al de trabajo que el deportista debe desarrollar para evitar rigideces que puedan afectar a su grado de movimientos en sus gestos deportivos.

Componentes y determinantes de la flexibilidad.

Cuando queremos trasladar una articulación hasta su punto máximo de movilidad hay factores limitantes que intervienen por el siguiente orden:
  1. El componente muscular: el tono de la musculatura que esté impolicada en la dirección del movimiento.
  2. El componente articular: forma delas superficies óseas y limitaciones del sistema ligamentoso.
Lo cual supone que, para aumentar la flexibilidad en una articulación, debemos en un primer momento reducir la resistencia que plantea la musculatura (reducir su stiffnes muscular y mejorar su elongación), y, después, incidir sobrea la deformación plástica del tejido ligamentoso. 

Estos componentes pueden verse afectados por gran cantidad de factores que veremos a continuación. Siguiendo a Porta (1993) podemos plantear los factores y componentes limitantes de la flexibilidad:

1. Factores Mecánicos

Las dos principales propiedades mecánicas de los materiales biológicos son:
  • Rigidez: sería la resistencia física de un cuerpo para romperse ante una fuerza externa.
  • Elasticidad: sería la capacidad física de un material para deformarse a partir de una fuerza externa y recuperar su estado inicial de de reposo sin modificación estructural o funcional.
Los componente básicos del tejido conjuntivo son básicamente el colágeno y la elastina. El colágeno aporta al material capacidad de resistencia a la tracción (rigidez) y se caracterizan por si poca capacidad de extensión. La elastina aporta al tejido capacidad elástica. Estos componentes se distribuyen de forma diferente en los tejidos orgánicos, lo que hace que tengan propiedades físicas distintas.

1.1. Estructura ósea.

El rango de movimiento de una articulación viene definido por el ángulo que pueda lograrse entre los distintos huesos que la forman. Depende del tipo de articulación y de la disposición de las superficies articulares. La propia forma ósea va a permitir mayor o menor grado de movimiento (Kapandji, 1989).

1.2. Estructura ligamentosa. 

La forma de la cápsula articular y el sistema ligamentoso accesorio que protege la articulación suponen un factor limitante a la movilidad de esa articulación. Los ligamentos soportan tensiones bajas pero con gran capacidad de deformación, puesto que presenta una mayor porcentaje de elastina que de colágeno. Es un material muy elástico y poco rígido. Si  se elonga ese material hasta su limite elástico, se producirá una deformación permanente. El punto elástico y el límite elástico de un ligamento se pueden modificar ligeramente con el entrenamiento de flexibilidad. Sin embargo, en muchas articulaciones el entrenamiento de flexibilidad no consigue generar adaptaciones sobre las estructuras ligamentosas, ya que es necesario llegar al máximo rango de movilidad de la articulación. En muchas ocasiones la rigidez de la musculatura que interviene en esa articulación impide alcanzar dicha amplitud impidiendo estimular los ligamentos.

1.3. Tejido Muscular.
El músculo está formado por estructuras en paralelo (tejido conjutivo), en serie (tendones) y tejido contráctil (sarcómeros). Mediante la elongación forzada (bien por la gravedad, la fuerza de otra persona o de la musculatura antagonista) se pueden romper las cadenas de actina y miosina del sarcómero, lo que se traducirá en elongación muscular. Un sarcómero puede estirarse hasta un 50% de su longitud en reposo, pero el tejido conectivo puede actuar cómo limitante a esta elongación. Su oposición al estiramiento dependerá de la cantidad de colágeno y elastina que contenga. El stiffnes o dureza muscular (mayor cantidad de puentes de actina y miosina en los sarcómeros) dificulta, también, la elongación de las estructuras contráctiles, reduciendo la capacidad de deformación elástica del músculo. 





3 comentarios: